martes, 19 de agosto de 2008

Costos de Contabilidad y Cábala

Mirando unos links de contabilidad informática y costos de tecnologías de información (TI), me topé con este gráfico... (mira que curioso).. en donde los contadores versados en ITIL (una metodología de informática para llevar departamentos de TI) muestran en forma resumida cómo se organizan estos costos.

Desde que ví la figura de estos costos, se me asemejó mucho al árbol de la vida, por lo que le puse mayor atención y empezé a deducir cómo podría ser que hubiese habido alguna especie de coincidencia con la cábala. Y realmente la hay...

Primero. ¿qué son los costos?. Los costos es el dinero que debemos desembolsar para llevar a cabo alguna tarea o proyecto. Y dependiendo de qué estemos hablando, estos costos se llaman de distinta manera, o bien adquieren un apellido o adjetivo calificativo. Así por ejemplo si estamos hablando en una base temporal, se habla de costos de "capital" o "de operación" (u "operativos").

En suma, el "costo operacional", es aquel que nos permite mantener el funcionamiento diario de nuestra tarea, producto o servicio. En cábala esto se conoce como "LA FUERZA" (jokma), es decir podemos equipararla con nuestra Fe o Motivación que nos hace levantarnos día a día, o bien la VIDA que anima a todo ser. Eso es un costo operacional.

El "costo de capital" es aquel que se paga con nuestro esfuerzo inicial para obtener los recursos para llevar a cabo la tarea. En cábala esto se conoce como "LA FORMA" (binah), es decir una vez que se tiene la fuerza para mantener la tarea (o producto o servicio), se debe "iniciar" la tarea (o producto o servicio) con la imaginación. Ese proceso conlleva un costo energético, eso sería un costo de capital.

El "costo indirecto" es aquel que no son específicos o exclusivos de un producto o servicio, como por ejemplo, los costos de la plataforma de energía eléctrica, que sirve a varios propósitos sin un fin "egoísta" particular... En cábala se puede asociar a "EL AMOR" (jesed).

El "costo directo" es aquel que se relaciona específicamente y exclusivamente con un producto o servicio, por ejemplo el costo de los servidores web asociados a los servicios de internet. En cábala lo podemos asociar a "EL VALOR PERSONAL" (guebura) el cuál dirije exactamente los esfuerzos a objetivos específicos e individualizados de MI PERSONA, de allí los temores y las rabias de marte.

El "costo variable" es el esfuerzo según cantidades producidas en la tarea, servicio o producto. Por lo cual lo asociamos a "EL COBIJO" (netza).

El "costo fijo" se da sin importar cantidades, por lo cual lo asociamos a "EL ESFUERZO" (hod).

miércoles, 13 de agosto de 2008

Y Dios dijo "Hágase la Luz" (Crear en la Nada)

La capacidad de alterar el mundo físico es "inversamente proporcional" al grado de realidad que le asignamos a ese mundo físico.

O sea, si quisiera obtener algún efecto, primero debo desechar toda ley y toda substancialidad del mundo físico, es decir "asumir que no existe el mundo físico".

Porque si pensamos que un objeto tiene realidad física, el efecto es que estaremos conviertiéndonos a nosotros mismos en esa "realidad estática" que llamamos "realidad física". (recuerda que en aquello que piensas te conviertes).

Por lo tanto la forma de actuar en la realidad física es "salirse" de la realidad física, negarla, olvidarla, alocarse (salirse del locus o lugar)... ¿y cómo me salgo? CON LA IMAGINACION!!

Sí, es maravilloso, si te transformas en una realidad flexible, luego las reglas serán distintas!

A jugar, a jugar !!!

sábado, 9 de agosto de 2008

Significado de Estúpido

"La estupidez merecería figurar entre las virtudes humanas; pero he aquí que, como tantas otras, alguien la colocó en la lista de los defectos, y ahí se quedó.

Viene del latín stúpeo, stupere, stúpui, que significa sentir estupor, quedar maravillado. Fueron los mismos romanos los que asignaron valor despectivo a esta palabra, porque fueron ellos los que consideraron que no era bueno, en general, dar ocasión a los que nos rodean de conocer nuestros sentimientos.

Completan el campo léxico de stupere, el incoativo stupescere, en el que la desinencia funciona de refuerzo, con lo que se refuerza el significado, pero a la baja: pasmarse, quedarse atónito, cortado, sin saber qué decir. El adjetivo stúpidus no tiene necesariamente significado despectivo. Se usa referentemente
para designar al "estupefacto", "aturdido", "extasiado", "pasmado"; pero es igualmente apto para insultarle a uno y hacer que suene a "estúpido, necio, tonto, insensato, bufón, inculto".

En cambio, la palabra stupefactus no tiene connotación negativa ni en latín ni en español. Significa estupefacto, atónito, aturdido. El verbo Stupefacio, del que procede el anterior, significa asombrar, pasmar, paralizar, dejar estupefacto (a
otro). Y su forma pasiva stupefío quedarse pasmado, aturdido paralizado (por la acción de otro).

Vemos, pues, que en conjunto todo este grupo léxico era bastante tolerante con la estupidez; incluso la palabra "estúpido" no era del todo ni necesariamente insultante. Se podía decir con intención descriptiva. En nuestro lenguaje, en cambio, las palabras estúpido y estupidez están cargadas de mala intención, y
así andamos todos huyendo de semejantes calificativos. Porque en nuestra cultura hemos progresado mucho, respecto a los romanos, en la ocultación y el camuflaje de nuestros sentimientos. La consigna es no inmutarse por nada, no maravillarse de nada, hacer ver que uno está de vuelta de todo, que no viene del pueblo, que no es tan fácil sorprenderle. La cosa empieza en ficción y acaba
en verdad. De tanto hacer "como si", acaba siendo verdad aquello que se aparenta. Al final ya no te maravillas de nada, ya nada te sorprende, ya nada te causa estupor. Así no es fácil que te cataloguen de estúpido o estúpida.

Pero he aquí que eso hace la vida muy aburrida: sin emociones, sin nada que te sorprenda, que te llamen la atención, la vida se te pone de un gris plomizo. Y entonces, viene el gran invento: los estupefacientes. Son unos productos mágicos que te lo hacen ver todo nuevo, maravilloso, sorprendente; gracias a los cuales recuperas momentáneamente la capacidad de estupefacción. Por fin
vuelves a saber lo que es el estupor, la sorpresa, la admiración. Lo que la educación te quitó, la química te lo devuelve. Te haces químicamente estupendo. En resumen, huyendo de la estupidez, fuimos a dar de bruces en los estupefacientes. ..."

Significado de Idiota

Gurdjieff decía:

“El significado auténtico de la palabra idiota, aquel que le dieron los sabios de la antigûedad, es ser uno mismo. El hombre que es él mismo parece loco a los ojos de los que habitan en el mundo de las ilusiones, de manera que cuando le llaman idiota, quiere decir que él no comparte estas ilusiones con ellos. Cualquiera que decida ahondar en sí mismo será un idiota. Los sabios saben que está en busca de la realidad. Los necios piensan que ha perdido la razón. Se supone que nosotros estamos en busca de la realidad, de modo que todo deberíamos ser idiotas. Pero nadie nos puede convertir en idiotas. Es algo que tenemos que elegir por nosotros mismos.”