miércoles, 5 de noviembre de 2008

El cuidado de la sexualidad

El cuidado de la sexualidad

(Nota de Metatrónica: el Brit = Pacto, Circunsición = "BRIT MILA", entonces el cuidado del pacto es la CASTIDAD)

Extraído de "Anatomía del alma" escrito por Por Jaim Kramer Con Abraham Sutton . Traducido al Español por Guillermo Beilinson

Enseña el Rebe Najmán:
Una ardiente pasión en el corazón se asemeja a un viento tormentoso. Esa pasión sólo puede "enfriarse" mediante un hablar santo. Si la persona no toma la iniciativa de "enfriarla" , será el mismo viento tormentoso el que la "enfríe" a ella produciéndole una emisión nocturna (Likutey Moharán I, 19:5).

La palabra hebrea para tal emisión es KeRi, similar a la palabra hebrea KeRIrut, que significa frío. Una emisión nocturna es llamada miKRé laila, pues la violenta tormenta que arde dentro, la responsable de la emisión, hace que el individuo se vuelva frío e indiferente a las influencias de lo espiritual. Si alguien sucumbe a las tentaciones y malgasta su simiente, esto "enfría" sus aspiraciones espirituales. Pero si controla sus tentaciones, puede "calmarse" y encontrar satisfacción física y espiritual dentro del marco de las relaciones permitidas.

Desafortunadamente, guardar el Pacto no es cosa fácil de alcanzar. El mundo en que vivimos ofrece innumerables tentaciones; el hombre se halla expuesto a toda clase de seducciones, mucho antes incluso de llegar a considerar contraer matrimonio. Cuanto más uno espere a casarse, más dificil le será guardar la señal del Pacto con pureza. Es por esto que el Rebe Najmán aconsejó a sus seguidores que contrayeran matrimonio lo más jóvenes posible, antes de ser vencidos por la tentación. Enseñaron nuestros Sabios: aquél que contrae matrimonio antes de los veinte años podrá ser salvado de los pensamientos lujuriosos (Kidushin 29b). Aunque el matrimonio no siempre es factible a esa edad, la gente debe casarse lo antes posible.

Incluso luego del matrimonio suelen presentarse diversas complicaciones que generan toda clase de problemas con respecto al cuidado del Pacto. El trabajo y las presiones financieras, los problemas con los hijos, demasiados viajes y muchas otras circunstancias presentan en general una prueba severa. Si agregamos a la lista de las tentaciones diarias la presencia cada vez más notable de los medios de comunicación, uno se encuentra frente a una formidable tarea. Aun así, la institución del matrimonio sigue siendo tan básica para el mantenimiento del equilibrio emocional y espiritual que el Rabí Natán cierta vez hizo notar, "Si están casados y me dicen que se dedican al servicio del Todo Poderoso, les creeré. Si no están casados y me dicen que se dedican al servicio del Santo, bendito sea, no les creeré!" (Aveneha Barzel p.85).
*
El Rebe Najmán enseña que la inmoralidad puede destruir el cuerpo (Likutey Moharán II, 107). Esto está en conformidad con la enseñanza del Talmud (Suká 52b), "El hombre tiene un órgano pequeño [el brit]: si lo deja con hambre, se sentirá satisfecho; si lo alimenta, nunca estará satisfecho" . Cuanto más se dedica una persona a la actividad sexual, más crece su apetito por ella. Cuanto más respeto sienta una persona por sus facultades de procreación a través de la restricción, más grande será su satisfacción en las relaciones maritales. Esto se debe a que al ejercer el control uno obtiene claridad mental. Aquel que busca aumentar constantemente los placeres sensuales terminará despilfarrando su energía vital y anulando su mente, generándose daño a sí mismo y a los demás.

Este concepto se muestra claramente en la sociedad moderna, con el aumento de la homosexualidad, la pedofilia, el abuso sexual y los crímenes sexuales violentos. Todos son productos de personas cuyas mentes han sido violadas y degradadas por la incesante exposición a películas, literatura, propaganda, etcétera.

La homosexualidad y la masturbación, por ejemplo, son las formas más notables de la pérdida en vano de la simiente, y sin embargo muchos consejeros profesionales aconsejan estas actividades como útiles para la liberación de las cargas emocionales. Cuando la gente necesitada de terapia busca ayuda para obtener equilibrio emocional, se encuentra generalmente alentada a dedicarse a ciertas actividades que la llevarán a socavar su energía y a malgastar su mente. Este es un camino devastador que coloca al desafortunado cliente en la senda de un continuo abuso sexual -¡de sí mismo! -con poca esperanza de mejoría, hasta que un día se despierta y comprende que ha sido mal aconsejado y engañado.

Es por esto que la primera fase de la teshuvá (arrepentimiento) implica usualmente un completo cambio de la forma de vida -pasar de un extremo al otro - para producir un quiebre en el comportamiento negativo habitual y darse un tiempo para ajustarse y crear un nuevo patrón de vida. Por ejemplo, es sabido que la única manera de superar el alcohol o la adicción a las drogas es mediante una completa abstinencia. El alcohólico que dice "Un vaso más..." . nunca podrá superar su adicción. Lo mismo sucede con la promiscuidad sexual. La única diferencia es que, en el caso del alcohol o de la adicción a las drogas, nunca se podrá volver a ello. En el caso de las relaciones sexuales, sin embargo, la teshuvá conlleva una segunda fase denominada "santificación de aquello que está permitido" . En otras palabras, de acuerdo con el Judaísmo, las relaciones sexuales sanas dentro de los sagrados precintos del matrimonio y de acuerdo con las leyes de la pureza familiar son, de lejos, la mayor rectificación de los daños del pasado, mucho más que cualquier forma de abstinencia.

En general, sin embargo, la primera fase de la teshuvá debe incluir la restricción y el autocontrol. Hasta que la persona no aprenda a controlarse, no tendrá un "Iesod" en su vida, ningún cimiento sólido sobre el cual apoyarse. Luego de que se ha practicado la restricción y aprendido sus valiosas lecciones, él o ella podrán avanzar hacia una vida nueva y saludable.

¿Qué sucede con la persona que no puede hacer teshuvá sobre sus malas acciones pasadas? ¿Acaso no hay esperanzas para ella? Esto nos lleva al regalo divino de la reencarnación. Todas las fuentes Kabalistas coinciden en lo siguiente: El alma (o la porción del alma que lo requiera) será reencarnada para rectificar todo mal cometido en su vida previa. Para facilitarlo, el individuo reencarnado será llevado hacia las áreas específicas que requieren rectificación. De acuerdo con el Ari, el Talmud (Shabat 118b) alude a esto al relatar que cuando se le preguntó al Rabí Iosef, "¿Qué mitzvá era la que tu padre [Raba] cuidaba con mayor esmero?" , el que preguntaba sabía que todo judío debe cumplir con todas las mitzvot de la mejor manera posible. Claramente, por lo tanto, la pregunta era mucho más profunda: si una persona está asociada de manera poco común con una mitzvá en particular, eso indica que su misión al venir al mundo es rectificar esa mitzvá.

De acuerdo con esto, la pregunta se refería a qué mitzvá en particular había quedado en deuda el alma de Raba en su encarnación previa. Escribe el Ari que lo mismo se aplica a cada individuo.
Las características principales de la debilidad espiritual de la persona son las áreas específicas que debe rectificar (ver Shaar HaGuilgulim 16).

Así, si la persona nace con una tendencia a derramar sangre, ésta debe ser canalizada al servicio a Dios, es decir, siendo un shojet (carnicero ritual) o un mohel (aquél que realiza la circuncisión). Todos tienen dificultades con los rasgos de carácter que Dios les dio para trabajar en esta vida. Si han recibido una dificultad, su tarea consiste en encontrar maneras de utilizarla para servir a Dios en lugar de ir en contra de Sus directivas. Lo mismo se aplica a la pasión sexual, al deseo de posesiones materiales y demás.

Enseña el Rebe Najmán que la degradación del Pacto trae la "espada" , como en (Levítico 26:25), "Traeré la espada contra ustedes, la que ejecutará venganza por el Pacto" (Likutey Moharán I, 20:10). Esta espada se manifiesta en las diferentes clases de sufrimientos por los que debe pasar la gente. Por el contrario, el brit representa la paz (ver arriba, Capítulo 41). Cuidar el Pacto trae literalmente la paz al hogar, permitiendo que marido y mujer aprendan a comunicarse en una relación santa entre Iesod y Maljut. De este modo, la pareja puede construir su hogar sobre un cimiento sólido. Allí donde se transgrede el Pacto se debilita el cimiento mismo sobre el cual han construido sus vidas. Su relación se vuelve inestable y la inseguridad reina en sus vidas.

Pero ésta no es una situación definitiva. Escribe el Rabí Natán que una pequeña medida de intelecto es suficiente para contrarrestar el peor ataque contra la mente -y contra Iesod- para que la persona pueda salir victoriosa. El Rebe Najmán escribe que todo sucede "en la mente" (ver Likutey Moharán I, 72). La simiente emana de la mente porque es allí donde tiene lugar toda la "acción" . Si la persona siente una pasión que puede alejarla de la espiritual, será su mente la que controle ese deseo. La pasión puede retornar, pero aquél que preste atención podrá volver a redirigir su mente. Como hemos visto (Capítulo 18), quien busca la espiritualidad tiene la mente abierta y es capaz de volverse hacia otros pensamientos para cambiar así la luz de su conciencia. Aquél que no busca la espiritualidad es de mente estrecha y sus pensamientos pueden fácilmente quedar fijos en una idea.

Agrega el Rebe Najmán que la simiente de la persona es indudablemente algo muy valioso y "querido" . La palabra hebrea IaKaR (querido) tiene las mismas letras que KeRI (emisión). Quien eleva el honor de Dios mediante una conducta moral apropiada se hace "querido" . Logra el poder de elevar a aquellos que han caído debido a la emisión en vano de semen. La Gloria de Dios se revela entonces y es elevada, incluso por aquellos que recién están comenzando a reconocerLo (Likutey Moharán I, 14:1, 13).

Aunque la persona haya degradado su brit, siempre hay esperanza. El brit es llamado jotem (sello) pues el Pacto de Abraham es el sello de Dios en el cuerpo del hombre. El Pacto degradado corresponde a (Levítico 15:3) "heJTiM besaró -su carne está sellada [es decir, su órgano ha sido bloqueado con una descarga seminal]" . Al aprender a restringirse y guardar el Pacto, uno puede elevarse de un estado de "heJTiM besaró" , a otro de JoTeM (el sello del Pacto) y rectificar así los daños causados Likutey Moharán II, 5:11).

Jaim Kramer Con Abraham Sutton
http://www.tora.org.ar/contenido.asp?idcontenido=1134

2 comentarios:

(N) dijo...

pero si reprimes al final sera lo mismo solo que descargado de otra forma...
asi hay quienes practican la castidad y terminan siendo de aquellas personas que se descargan teniendo ataques de ira fulminantes, o bebiendo alcohol...
bueh, se me ha hecho muy dificil mantener una mente limpia cuando vivo en una sociedad con una vision tan distorsionada de las cosas,es dificil mantener esa distancia..

METATRONICA dijo...

De un comienzo como todo en la vida, parece no ser fácil.

Cuando aprendimos a caminar comenzamos de muy de a poco, primero ni podiamos con nuestra propia cabeza, ni mucho menos nuestro cuerpo, luego en andadores vemos como los bebés de a poco comienzan a musculizar sus pies hasta que con sus ganas ya no desean tener apoyos y se lanzan!!!... es allí en ese momento en que aparecen Los Padres y lo toman de las manos para que siga practicando (pensando que va solito)... pero en realidad va firmemente sujeto de la mano de sus padres, hasta que un día... los bebés se paran solitos.

Cuando miras ese proceso y luego ves para atrás no percibes ya lo dificil que "parecía" ser.

Ánimo que se puede!, aquí estamos contigo, no estás solo(a).